logo revista
Año 1 No. 3 Septiembre - Diciembre 2008

Entre columnas - El uso de la internet en las campañas electorales - Dr. Andrés Sosa Clavel









Dr. Andrés Sosa Clavel
Miembro Consejo Editorial y Editor Internacional MUNDO ELECTORAL
Asesor de Relaciones Internacionales del Tribunal Electoral de Panamá


CURRICULUM

Chileno.

Doctor en Economía y licenciado en Relaciones Internacionales.

Asesor de Relaciones Internacionales del Tribunal Electoral de Panamá desde hace 10 años.

Observador Electoral en República Dominicana, Chile y El Salvador.

Asesor del Presidente de la Comisión de Presupuesto de la Asamblea Nacional de Diputados de Panamá.

Secretario General del Consejo Interamericano para la Democracia (CID).

Asesor de Cooperación Internacional de las presidencias de Chile, República Dominicana, Panamá, Ecuador y Venezuela.


El crecimiento de la presencia de los partidos políticos en las campañas electorales en la Internet ha sido global y rápido, desde sus orígenes en las elecciones al congreso norteame-ricano de 1994, con algunos candidatos inaugurando sus páginas web (que en esos momentos no eran sino simples escaparates con una copia de algún panfleto o cartel).

El eslogan "sí se puede" fue inventado por un publicista de la campaña del presidente colombiano Belisario Bethancour. Desde Colombia viajó a Panamá para la campaña del actual Presidente Martín Torrijos, y de Panamá curiosamente viaja a Estados Unidos, para ser utilizado en la campaña electoral por la presidencia del candidato demócrata Barak Obama.

Pese a que no fue de los primeros políticos a estar en red, se puede decir que el candidato republicano a las elecciones norteamericanas, Bob Dole fue el primero que legitimó Internet como herramienta política en 1996 (se podía encontrar en http://www.dole96.com), lo más importante es que la Internet irrumpió en la escena política.

En todas las elecciones del planeta empezó a aparecer la Internet como una herramienta utilizada mayoritariamente, y a aquellos candidatos que no lo utilizaban, se los veía como atrasados en las nuevas tecnologías. En la economía mundial era la época del "boom" de las empresas .COM y se veía la Internet como el paradigma del futuro. Coleman, un conocido politólogo y especialista en el tema, hacía un símil con el uso que se hacía de la Internet a principios de la década del 2000. El autor describe que en 1959 el Reino Unido tuvo su primera "elección por televisión", la primera campaña política seguida por la televisión, aun cuando la mayoría de los candidatos no sabían cómo aprovecharse del nuevo medio, puesto que los anuncios y las presentaciones en cámara se hacían como si fuera la radio o un mitin, respectivamente. No fue hasta el año 1964 que se empezó a utilizar en el Reino Unido, en la campaña de Harold Wilson contra Alec Douglas. En Estados Unidos habría que recordar el famoso debate televisivo de 1960 entre un Kennedy bien vestido y seguro de sí mismo y un Nixon resfriado y con traje negro.

Según algunos politólogos, analistas y relacionistas interna-cionales, las campañas electorales de principios del siglo XXI en el Reino Unido y en Estados Unidos, fueron de nuevo como la campaña de 1959; todo el mundo sabía que la Internet era importante, pero nadie lo sabía utilizar correctamente, y sólo se utilizaba para insertar publicidad como si la web fuera un medio escrito.

A partir del 2004, los grandes partidos del mundo ya la utilizan (o lo intentan) la e-campaña para complementar las campañas tradicionales vía televisión, radio, prensa, teléfono y anuncios. Es especialmente destacado el papel que tiene ya la Internet en la campaña electoral y ya se usan estrategias de red que implementa en su web cada candidato para su campaña: vídeo, blog, sms, petición de correos electrónicos para conseguir voluntarios.

Mediante la Internet, las campañas ya no se basaban sólo en acaparar espacios en televisión, radio o en los medios tradicionales de comunicación, sino que, mediante la red se puede conseguir la implicación de la gente, voluntarios e incluso, algo de reciprocidad e interactividad, se puede iniciar un "movimiento político".

A partir de 2006, y a la vez que la Internet se difundía ya en la mayoría de hogares desarrollados, en cualquier web de partido, en los países más avanzados se podían ver noticias actualizadas, agenda, blogs, vídeos y audio de discursos y de actos, acceder a la mayoría de documentos e imágenes que el partido podía ofrecer.

Es a partir de 2007, con la estimulación de la proximidad de la campaña estadounidense a primarias demócratas y republicanas, por las elecciones presidenciales francesas, británicas, etc… junto con la aparición y consolidación de la Web 2.0 y por tanto, con mil nuevas opciones de compartir y crear información por la gente, es que hemos podido observar cambios en la manera de hacer campaña política por la Internet.

Estos cambios que se observan no son tanto en la manera de hacer campaña por la Internet, sino en la manera en que la ciudadanía se implica en dichas campañas.

Veamos algunos de esos cambios:

1. Posibilidad real de interactividad. Blogs, formularios, encuestas, foros en webs de partidos y candidatos, chats, etc., donde destacan por sus implicaciones presentes y sobre todo futuras, el uso de blogs . Todo ello permite que la gente interactúe, participe, que se creen vínculos entre el partido o candidato y sus potenciales votantes, que los mismos que participan puedan conocer a gente similar, que se creen redes de apoyo, dar a conocer el mensaje político a mucha más gente.

2. Búsqueda de métodos de crowdsourcing (se piden voluntarios desde el partido para hacer cosas que antes costaban mucho dinero en trabajadores como hacer llamadas, crear webs, participar en actos, votar encuestas en diarios, escribir cartas al director, etc. y además, se dotan a esos voluntarios con las últimas tecnologías para que puedan acceder a las listas de votantes.

Es básico para esto, conseguir esos voluntarios a través de la web, y lo más importante, conseguir su código postal para poder segmentar aún más la campaña, para saber qué quieren y qué pueden hacer por y para la campaña en cada rincón del país, involucrando a su comunidad a escala local.

3. Campañas personales. Este es tal vez el cambio más radical. Actualmente no es necesario que un partido político o un candidato creen una campaña sobre cierto tema y lo den a conocer. Cualquier persona puede crear una campaña en su blog, o un vídeo, y difundirlo, hacer cada vez mayor "la bola". Y esto se logra sin que el partido tenga nada que ver, aunque vaya a favor suyo.

4. "Todo se usa y es usado por todos y en todos los formatos". Si alguien crea un vídeo o hace una fotografía o crea un texto, sea el partido o no, ese vídeo o lo que sea se puede insertar en cualquier sitio, se puede compartir, enviar por e-mail, se puede transformar en infinidad de formatos. Se puede difundir más rápido que nunca antes y llegar al máximo número de personas posible. Esto es así, gracias a los repositorios de vídeos (youtube, bliptv, dailymotion), imágenes, sonidos, presentaciones de powerpoint, etc… todos gratuitos y todas ampliamente conocidos. El mensaje no está estático en la web del partido, sino que navega en infinidad de webs y blogs, dando a conocer ese mensaje a un gran público.

5. Redes sociales. El auge de las redes sociales que permite que sea relativamente sencillo encontrar una red de personas que tienen tus mismos gustos e ideología. Para un partido o candidato es útil saber quiénes son esas personas, no sólo para contabilizarlas, sino para enviarles mensajes directos y material de campaña como pueden ser vídeos o panfletos con argumentos. Otras redes sociales interesantes y que se están explotando actualmente en Estados Unidos, son las redes sociales temáticas o personales (de personas mayores, de jóvenes, de empresarios, de afroamericanos, hispanos, etc.), donde si el partido o candidato consigue entrar, puede ser una gran fuente de simpatizantes y sobre todo, de segmentación de la campaña hacia esa temática o situación personal.

 

La Internet y tener una estrategia clara y constante de comunicación política a través de este medio, ha demostrado que "la campaña permanente" es posible también a través de la red, y que, al contrario que en la televisión o medios de comunicación tradicionales, la red permite ver día a día el avance de la campaña, la implicación de la gente para con el partido o para con el candidato, y que la creación de redes, aunque queden para las próximas elecciones, es utilísima para un partido para las próximas elecciones, es utilísima para un partido a la hora de prepararse y de ganar visibilidad.



La Internet se ha convertido en una pieza clave para el darle seguimiento a las actividades electorales a nivel mundial

Si bien es cierto que las campañas tradicionales como todos las conocemos con actos multitudinarios y punteros o referentes políticos, siguen estando vigentes, es también un hecho  que hoy debido a la Web 2.0 y la masividad de usuarios a nivel mundial, hay una confirmación de la importancia que va cobrando el desarrollo de una parte de la campaña en la Internet, que acompañe a las ya conocidas formas de llegar al electorado, y que aproveche las posibilidades que esta herramienta facilita.

 

La Web 2.0 es una Internet colaborativa, participativa y masiva, que transforma el rol del  usuario, de lector a lector/productor. De esta manera, se crean comunidades de conocimiento y se dispersan los contenidos de forma ordenada y en red. Parte de la consolidación de este concepto es el éxito que tienen los Blogs, Youtube, Flickr, Myspace, Wikipedia y otros instrumentos similares a estos.  

 

Las campañas electorales son tan antiguas como los métodos de votación. Hace más de dos mil años, Quinto Tulio Cicerón, escribió para su hermano Marco el primer manual de campaña.

 

Las campañas modernas comenzaron a surgir a principios del siglo XIX, como consecuencia del voto universal masivo y del desarrollo de las comunicaciones que hicieron necesaria y factible la aparición pública de los candidatos en diferentes lugares y por diversos medios cada vez más variados y complejos.

 

Con el correo directo y las redes de información, los candidatos han ampliado sus posibilidades de llegar a más y más electores de manera instantánea y selectiva, y de aprovechar con mayor rapidez y flexibilidad las oportunidades que se abren durante la campaña, o que les brindan los errores de sus opositores.

 

En la actualidad, las campañas electorales constituyen una fase del proceso electoral y se realizan en el periodo previo a la elección, durante el cual, candidatos rivales compiten por el apoyo popular. Consisten en un conjunto de acciones lícitas, coordinadas y escalonadas, que tienen el propósito de persuadir a los electores para que emitan su voto a favor de un candidato.

 

Lanzar un sitio en épocas de campaña es habitual, pero pasados los comicios, las web quedan en la red sin ser actualizadas.

 

Por ejemplo, en las últimas elecciones en México, los tres principales partidos políticos construyeron sus respectivos sitios en la Internet. En ellos, se pudieron apreciar vistosas páginas electrónicas que contenían una gran cantidad de datos, cifras, informes, fotografías, etc., haciendo propaganda en favor de sus candidatos y de sus propuestas.

 

El uso de la Internet en las campañas políticas es una tendencia que va en aumento. En países como Estados Unidos o Francia, están cambiando las reglas del juego político. Cada día más candidatos utilizan esta herramienta para desparramar su mensaje y atraer nuevos simpatizantes y votos.

 

Día a día, la Internet toma mayor protagonismo en la vida de las personas, y la política no escapa a la regla. Tímidamente primero y con más fuerza en las últimas elecciones realizadas en Europa, Estados Unidos y en menor medida en América Latina, el apoyo a los candidatos, la información sobre las plataformas y el debate se instalaron  con fuerza en la red.

 

Desde las páginas webs oficiales de los partidos, blogs de simpatizantes, cadenas de correo electrónico, o plataformas de video como YouTube, candidatos e interesados buscan hacer valer sus puntos de vista o derrotar al rival.

 

Otro ejemplo, en las últimas elecciones españolas, el protagonismo de la Internet como difusor de la actividad de los candidatos llegó a tal punto que incluso, se generaron debates vía web. 

 

Es necesario recordar que una buena presencia en la web no es sinónimo de éxito, pero sí ayuda.

 

La campaña electoral estadounidense también está marcada por lo que ocurre en la red.  Se calcula que unos 30 millones de estadounidenses se valdrán de la Internet para buscar información que los ayude a decidir, tanto en las internas como en los comicios de noviembre próximo.

 

La Internet hace a la información y ésta a la transparencia. Por eso, creemos que  los dirigentes necesitan estar en la Internet.

 

Los políticos que se instalen en el uso de la red, y decidan quedarse, encontrarán un lugar abierto las 24 horas destinado a sumar adherentes.

 

Para finalizar, podríamos agregar lo dicho por el ex Presidente de Ecuador Rodrigo Borja, en una entrevista,  que "hemos pasado del homo sapiens al homo digitalis".

 

Para mayor información sobre el tema, los lectores de Mundo Electoral pueden acceder a http://usinfo.state.gov/journals/itdhr/1007/ijds/carvin.htm