PASO 2017 Argentina

   

El Gobierno cedió a algunas presiones de la oposición y mantendrá para el año que viene la obligatoriedad de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) en las cuales se elegirán los candidatos que competirán en las legislativas de octubre de 2017.

El proyecto de ley, con algunas modificaciones y con la ratificación de esas primarias -pese a los deseos de Mauricio Macri de hacerlas optativas- introduce como máxima novedad la instauración del voto electrónico en todo el país, un sistema que, por caso, se ensayó en las elecciones locales y presidenciales de 2015 en la Ciudad de Buenos Aires y que ya había tenido otras experiencias exitosas como la llevada a cabo en Salta.

El texto final del proyecto quedó a cargo del secretario de Relaciones Políticas e Institucionales del ministerio del Interior, Adrián Pérez, quien lo enviará mañana al Congreso para su tratamiento en primera instancia en la Cámara de Diputados.

En los considerandos de la norma se sostiene que las PASO 2017 -consideradas clave por el gobierno para la continuidad del proyecto oficialista- tendrán una nueva modalidad según la cual los ciudadanos primero elegirán en una pantalla al partido político al que desean votar, y en una segunda pantalla a los candidatos a senadores y diputados.

Si bien el gobierno espera que la ley se apruebe sin tropiezos, pese a algunos reparos de la oposición, aún no hay certezas de que el sistema pueda ser aplicado en su totalidad por la complejidad de los cambios que deberán introducirse. No sólo por la cantidad de máquinas electrónicas que se necesitarían para cubrir los 24 distritos, estimadas en algo más de 100 mil unidades, sino porque habrá que instrumentar todo un soporte tecnológico (software) distinto al utilizado hasta ahora. Una tarea de final incierto en la que, además de Interior, trabajan técnicos del ministerio de Modernización, ya que toda la operatoria para instaurar el voto electrónico y los cambios consiguientes debería quedar lista en marzo próximo.

Macri había expresado tiempo atrás su interés en evitar que los ciudadanos sean obligados a votar en las internas partidarias, y prefería un modelo en el que, en esa instancia, sólo votaran los afiliados, aunque con carácter voluntario y no por ley.

Sin embargo, las negociaciones previas a la redacción final del proyecto encontraron serias resistencias en los partidos de la oposición, en especial en los bloques del Frente para la Victoria, por lo que se decidió mantener todo como estaba, y las PASO seguirán siendo obligatorias.

Las otras modificaciones incluyen la eliminación de un sistema que generó enormes polémicas en el pasado como fueron las llamadas listas colectoras; mayores competencias a cargo del Poder Judicial y no tanto del poder político como era hasta ahora a través del ministerio del Interior en materia del control del financiamiento de los partidos políticos; y la obligatoriedad de los debates entre candidatos, aunque este punto de acuerdo al texto sólo regirá por ahora para las elecciones presidenciales.

Comments are closed.