Previo a las elecciones, Marine Le Pen propone congelar visas y cobrar tasas a inmigrantes

   

La candidata de ultraderecha a la presidencia de Francia, Marine Le Pen, prometió el martes una suspensión de las visas de largo plazo en cuanto llegue al poder y, a continuación, un impuesto sobre cualquier compañía que contrate a trabajadores extranjeros.

En declaraciones para la radio RTL antes de la primera ronda electoral, que se celebra el domingo, Le Pen dijo que daría orden de detener de inmediato las visas a largo plazo para que el gobierno pueda verificar que no se están arrebatando empleos a los ciudadanos franceses.

La candidata, que ha hecho campaña contra la inmigración y la política europea de fronteras abiertas, también quiere imponer un gravamen del 10% sobre los contratos laborales que vayan a extranjeros y recuperar el control de las fronteras francesas.

Los sondeos sitúan a Le Pen entre los cuatro candidatos mejor posicionados, sin un claro favorito. Los dos más votados pasarán a la segunda vuelta del 7 de mayo.

Marine Le Pen ha pasado los últimos años lavando la cara del Frente Nacional, partido de ultraderecha que heredó de su padre, para convertirse en el rostro amable de un movimiento que no ha dejado de ascender electoralmente hasta el punto de llegar a ser el partido más votado de Francia.

A los 48 años, en su segunda campaña presidencial, esta convencida “eurófoba” está cerca de recolectar los frutos de esa catarsis si, como le auguran las encuestas, alcanza la segunda vuelta de las elecciones.

Seguiría así los pasos de su padre, que consiguió en 2002 pasar al ballotage, pero a diferencia de Jean-Marie Le Pen, fundador del Frente Nacional, Marine lo haría con un electorado más consolidado y amplio.

La segunda vuelta del próximo 7 de mayo, en la que ningún sondeo la da como vencedora, mostraría los límites de su apuesta, que aunque ha ampliado su base electoral, no ha conseguido romper el “techo de cristal” que le impone el sistema.

Marine Le Pen ha conseguido que su partido logre una gran adhesión, un electorado fiel que le perdona incluso las acusaciones de financiación ilegal de su movimiento, por los que ya ha sido sancionada en el Parlamento Europeo. Pero la líder no ha logrado evitar que genere también mucho rechazo en otra parte de la sociedad.

Fuente: infobae

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>